PARA LOS ENAMORADOS

fot.Lia Ballentine/flickr.com
fot.Lia Ballentine/flickr.com

 

Ella –  una mujer llena de entusiasmo, sabe lo que quiere, dice lo que piensa, y al mismo tiempo extremadamente delicada y sensible. ÉL – un hombre con decisión, responsable, fuerte, y a la vez, atento y sensible. Un día se conocieron y “congeniaron”…

 ¿Has estado alguna vez enamorado? Yo también. Es un tiempo hermoso. Piensas en la persona amada, la tienes siempre ante tus ojos. Puedes pasar muchas horas con ella y nunca te aburres. Al despedirte estas deseando que llegue  el momento de volverla a ver. El mundo parece diferente y todo el tiempo vas con una sonrisa en el rostro. Inventas 1000 razones para reunirte en cualquier momento y conversar. Tienes un montón de ideas para agradar a la persona amada. ¡Disfrutas la vida!

Ella le conoció a ÉL siendo una niña. Se hicieron amigos y desde entonces pasaron mucho tiempo juntos. Cuando creció supo que ÉL la amaba y que quería pasar con ella el resto de su vida. Sin embargo, sus padres no lo aceptaban, y trató de olvidarse de ÉL.  Una vez, durante una fiesta, ella bailaba,  y le vio a ÉL  a su lado terriblemente triste… Corrió con el corazón desgarrado preguntándose: ¿Y ahora qué? ¿Qué debo hacer? Le daba lo mismo lo que pensasen los demás, lo que dijesen sus padres. Al día siguiente cogió sus cosas y se fue…entró en un convento. ¿Huía de su amor? ¿O tal vez encontró al amor de su vida?

Ella –  Santa Faustina. ÉL –  Jesús Misericordioso.

¡Todo esto realmente sucedió! (no te crees que esto fue así… lee el “Diario” n 7-10).

Faustina – la Santa enamorada.  La mujer que encontró al amor de su vida. ¿Una religiosa enamorada y viviendo en un convento? ¿no hay algún error? Trabaja en la cocina, el jardín, la panadería, en la portería del convento –  no es muy romántico. Más bien, se asemeja a una escena de la “Cenicienta” antes de conocer al príncipe. Y, sin embargo, Faustina en medio de la vida cotidiana estaba locamente enamorada y feliz. ¿Cómo es posible?

 “No busco la felicidad fuera de mi interior donde mora Dios. Gozo de Dios en mi interior, aquí vivo continuamente con Él” (D. 454)

En lo cotidiano, en las responsabilidades diarias, viviendo en silencio, alejada del mundo, Sta. Faustina descubrió que en sí misma, en su corazón ESTÁ presente JESÚS.

Y que ÉL es el amor de su vida. Con una sola mirada he penetrado el mundo entero en su totalidad. Y no he encontrado un amor semejante al de mi corazón, He vuelto la mirada al mundo eterno, ya que éste es muy pequeño para mí, Mi corazón ha deseado el AMOR del INMORTAL. (D. 1632)

¿Has estado alguna vez enamorado? ¡Santa Faustina también! No había momento del día en que no pensase en Jesús, siempre LE tenía ante sus ojos (sí, incluso cuando pelaba patatas sabía que Él también “pelaba patatas” junto a ella). Pasaba muchas horas en oración – conversando con Jesús – y nunca se aburría. Para Faustina el mundo parecía diferente, porque sabía que nunca estaba sola. Y ella también – como cualquier enamorada – inventaba 1000 razones para reunirse con JESÚS y hablar con ÉL. En cuanto tenía un momento libre se asomaba a la Capilla, para sonreírLE. Tenía un montón de ideas para agradar a JESÚS. ¡Disfrutaba la vida!

Todo a su alrededor – las flores, el sol, los pájaros – todo le hablaba de la Misericordia de Dios, de Su amor por ella y por todas las personas. ¡Ella era feliz porque se sentía inmensamente amada! Y como cualquier enamorado, no podía guardar en secreto este gran amor – ¡quería contárselo a todos! Quería que cada ser humano pudiese experimentar este Amor, ¡que abraza el corazón, perdona, acepta y da fuerza para vivir y disfrutar de la vida! Así que ella escribió un diario – la historia de un amor extraordinario. Si deseas saber más sobre esto lee el “Diario”. Este libro es conocido en todo el mundo. Es leído por personas de todos los continentes. ¿Por qué? Porque todos queremos amar y ser amados – como Faustina – la patrona de los enamorados.

 

Hna. M. Emanuela Gemza ZMBM

Dodaj komentarz

Twój adres email nie zostanie opublikowany. Pola, których wypełnienie jest wymagane, są oznaczone symbolem *